LEER ES UN PLACER

El 23 de abril se celebra el día del libro, una ocasión perfecta (aunque siempre lo es) para dejarnos conquistar por la literatura, por ese viaje apasionante por el mundo de las sensaciones y los sentimientos como es el placer de leer un libro.

Hace tiempo, conversando sobre libros con una amiga me dijo “he vuelto a leer ‘Cien años de soledad’ porque cuando nos obligaron a leerlo en el cole, lo leí en diagonal y no lo supe apreciar”. ¿Obligar a leer? ¿En serio? Entonces me acordé de aquellas palabras de Borges:Mi padre me dijo que leyera mucho ante todo. Sobre todo que viera en la lectura no una obligación sino un goce. Creo que la frase de “lectura obligatoria” es un contrasentido. La lectura no es obligatoria, debemos hablar de placer obligatorio ¿por qué? el placer no es obligatorio, el placer es algo que buscamos. La felicidad no es obligatoria, la felicidad la buscamos también. Yo he sido profesor de literatura inglesa durante veinte años en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Y siendo profesor he aconsejado a mis estudiantes que si un libro les aburre, déjenlo, no lo lean porque es famoso, no lean un libro porque es moderno, no lo lean porque es antiguo, si un libro es tedioso para ustedes déjenlo, aunque ese libro sea “El paraíso perdido” (para mí no es tedioso), o “El Quijote” (para mí tampoco es tedioso), pero si un libro es tedioso para ustedes no lo lean, ese libro no ha sido escrito para ustedes. La lectura ha de ser una forma de felicidad. De modo que yo aconsejaría, a esos posibles lectores de mi testamento (que no pienso escribir), les aconsejaría que leyeran mucho, que no se dejaran asustar por la reputación de los autores. Que leyeran buscando la felicidad personal, un goce personal. Es el único modo de leer.

Hay libros inolvidables, que marcan, que se leen y se vuelven a releer. Libros que atrapan desde las primeras palabras y nos van conquistando hasta el final. Esta es una pequeña selección de algunos libros que, si no habéis leído todavía, deberíais empezar a leer.

"En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor…” DON QUIJOTE DE LA MANCHA, de Miguel de Cervantes. El más universal de los libros escritos en lengua castellana, un libro maravilloso con uno de los inicios más famosos y conocidos, incluso, por aquellos que jamás han abierto un ejemplar de esta obra.

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta.". LOLITA de Vladimir Nabokov. Un comienzo perfecto con evidente sensualidad y belleza, en esas tres primeras líneas del libro, Nabokov nos descubre el carácter meticuloso y obsesivo del satírico Humbert

“Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, qué hacían mis padres antes de tenerme a mí, y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso. Primero porque es una lata, y, segundo, porque a mis padres les daría un ataque si yo me pusiera aquí a hablarles de su vida privada.” EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO de J.D. Salinger. Dicen que Kurt Cobain estaba leyendo este libro cuando se suicidó a los 27 años, la edad maldita. También lo llevaba cuando la policía le detuvo, Mark David Chapman, asesino de John Lennon.

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”CIEN AÑOS DE SOLEDAD, de Gabriel García Márquez. Un comienzo sublime que nos invita a continuar leyendo para descubrir la historia de la familia Buendía y de Macondo. Libro universal al que creo que también le otorgaría el premio al título de novela más bonito.

“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo.” CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA, de Gabriel García Márquez. Recuerdo que al leer este libro me invadió una sensación de impotencia al no poder entender cómo es posible que acaben matando al pobre Santiago, si durante todo el libro están intentando avisarle de que lo van a matar. ¡Si hasta el propio asesino quería avisarle secretamente!

 “Era un día luminoso y frío de abril y los relojes daban las trece”. 1984 de George Orwell. Al leer este comienzo, una ya puede imaginarse que una historia inquietante, futurista,  imprescindible y casi profética nos está esperando.

c25ac2696a23467a3eda8e9c282e0284.jpg

 “Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer. No lo sé. Recibí un telegrama del asilo: «Falleció su madre. Entierro mañana. Sentidas condolencias.» Pero no quiere decir nada. Quizá haya sido ayer.” EL EXTRANJERO, de Albert Camus. Un comienzo que es como un puñetazo en la boca del estómago, un libro para reflexionar sobre la importancia de encontrar un sentido a la vida.

“Aquel día no podíamos salir a pasear de nuevo. Por la mañana habíamos dado una vuelta por el desolado jardín, pero a la hora de comer -que solía ser temprana cuando Mistress Reed no tenía invitados a su mesa- aquel cierzo tan frío de por la mañana trajo unos nubarrones negros y espesos que se convirtieron en una lluvia helada, persistente y tenaz.” JANE EYRE, de Charlotte Brontë. Un comienzo que presagia la vida de Jane, una mujer valiente, y luchadora que se enfrenta a todo, que ama y es capaz de perdonar a quién le engaña. Una historia apasionante e intensa entre dos personajes muy diferentes, compatibles e imperfectos, que construyen una historia maravillosa y muy recomendable.

Fotos: vía Pinterest